SoloAnimal > Mascotas > Todo lo que tienes que saber

Todo lo que tienes que saber

Mascotas ¿una buena idea?

Muchas veces los padres sucumben ante la insistencia de los hijos que quieren tener una mascota y llegan a casa con un pequeño animal, independientemente de la especie, sin haber estudiado detenidamente los pros, las contras y las implicaciones de tal acción.

Una vez que la mascota entra en casa, es nuestra responsabilidad para el resto de la vida de la misma. Va a formar parte de la familia, será un integrante más y deberá ser respetado y considerado, sin olvidar que no es un ser humano, pero de todas formas tiene sus derechos y nosotros, “los amos” nuestras obligaciones para con él.

No todos estamos capacitados para el cuidado de un ser que demanda comida, atención sanitaria, cuidados higiénicos, ejercicio y cariño y a cambio nos ofrece una demostración de gratitud acorde a su raza, incluso de algunas especies ni siquiera podremos percibir su agradecimiento o simplemente su sistema no está desarrollado para tener ese tipo de reacción, por ejemplo un pez.

Tener una mascota implica disponer de tiempo para dedicarle, aunque el objetivo sea que juegue y acompañe a nuestros hijos o para que ellos desarrollen responsabilidades, debemos ser conscientes que determinadas tareas no las puede realizar un niño y aunque pueda hacerlas, deberemos supervisar.

Es importante analizar a priori si los niños están preparados para asumir la tarea de cuidar de un ser vivo o si se trata de un simple capricho; una mascota no es un peluche que luego de unos días de diversión se deja en el cajón de los juguetes y se pide uno nuevo.

 

 

Los beneficios de tener una mascota

Convivir con una mascota tiene muchos beneficios. Aquí expongo solo algunos.

Disminuyen el sentimiento de soledad: tener una mascota nos proporcionará compañía y hará que dejemos de pensar en nosotros y nos centremos en ella.

Casi todos los dueños hablan con sus mascotas, independiente de la raza a la que pertenezcan y éstos responden en su lenguaje, recibiendo, dando cariño y sin juzgar a las personas.

La medicina preventiva propone como parte de una terapia ocupacional tener un animal al que brindar cuidados y afecto.

En casos de depresión, son una fuente de motivación, porque tener que cuidar de un ser vivo genera un compromiso.

Algunas mascotas, concretamente los perros, necesitan caminar y obligan a sus dueños a salir de casa y dar un paseo. Atravesar la puerta hacia el exterior es un gran paso, andar al aire libre, recorrer un parque o una plaza permitirá encontrarse con otras personas, que pueden o no estar en la misma situación, pero al menos tendrá la posibilidad de conversar e incluso ampliar el círculo de amistades.

No hay que olvidar que ésta actividad también genera beneficios físicos, se evita la vida sedentaria, la caminata es un gran ejercicio.

Beneficios para los niños: ser responsables de una mascota y convivir con ella ayuda a los niños a desarrollar el respeto por los animales y la importancia de establecer lazos. Las mascotas a su vez le aportarán cariño, compañía y complicidad en los juegos.

Favorece a toda la familia, los niños y las mascotas son fuente de alegría, pero si los juntamos tendremos diversión y buen humor permanente.

Más allá de los beneficios que pueda otorgar una mascota, antes de tomar la decisión hay que estar seguro sobre cuál es el tipo de mascota más conveniente, ya que ésta deberá integrarse y adaptarse al estilo de vida y a los hábitos de la persona o de la familia.