SoloAnimal > Perros > Como educar a un perro para que no se haga pis en nuestro piso (2º parte)

Como educar a un perro para que no se haga pis en nuestro piso (2º parte)

Vamos a hablar de como educar a un perro, a nuestro perro, a ese perro que tanto cariño nos da a cambio de nada, a ese que siempre está con nosotros y nunca nos abandonará (no como hacen muchas personas)

Link a la primera parte sobre ¿Como conseguir que no se haga pis en casa? aqui

Cómo entrenar a un cachorro a la hora de hacer haga pis

Adoptar un cachorro pequeño, con poco tiempo de vida, tiene sus ventajas y sus desventajas.

Una de las desventaja es la cantidad de tiempo y paciencia que requiere su educación y vigilancia para que no destroce nuestro hogar y aprenda que no todo es factible de utilizar de juguete y que no todo está permitido. Las ventajas están dadas en que lo criaremos bajo nuestras normas y hará tal cual lo eduquemos.

Una de las primeras preocupaciones es el lugar donde hacer sus necesidades cuando vivimos en un piso o departamento. Cuando son pequeños no pueden controlarse y esperar a que bajemos varios pisos hasta la calle para hacer pis, ni podrán salir de casa hasta que no tenga todas las vacunas en regla, por lo tanto al principio deberá hacerlo dentro de casa.

En la actualidad hay varios sistemas para que los perros lo hagan en casa sin que eso ocasiones un trastorno en la higiene del hogar.

Existen los llamados educadores del pis y los hay de varios tipos, algunos son una bandeja con una rejilla, el perro se para sobre ella y el líquido cae sin que se moje las patas o el suelo.

También hay bandejas a las que se le coloca una lámina o almohadilla absorbente, similar al material con el que están fabricados los pañales, con un gel interior que absorbe de manera rápida gran cantidad de líquido y controla los malos olores. Es poco ecológico, por los residuos que genera, pero para un cachorro muy pequeñito es muy útil y luego se puede sustituirlo por el otro sistema que se puede utilizar en caso de perros adultos que están solos todo el día.

Además están tratadas con sustancias atrayentes y emiten un olor característico que indica al perro que es ahí donde debe hacer el pis.

Pero estos sistemas no funcionarán bien si todos los miembros de la familia no se ponen de acuerdo para educar al pequeño.

Apenas llegue a casa se debe comenzar con el entrenamiento, poner al cachorro sobre la almohadilla para que pueda olerla. Hay que repetir esto hasta que se anime a hacer pis en ella por primera vez y tener en cuenta que un cachorro orina promedialmente cada dos o tres horas, cuanto más pequeños con más frecuencia.

Es importante que alguien lo vigile y esté atento a los signos que pueda manifestar y que sean un indicativo que quiere orinar, como dar vueltas en círculo o adoptar la postura. Aunque no estén seguros hay que llevarlo a la alfombrilla. Si por descuido el cachorro hace pis en otra parte y lo detectan en el mismo momento, deben llevarlo a la bandeja para que comprenda dónde debe hacerlo.

Cuando el perro haga pis en el lugar adecuado hay que premiarlo, con alguna galleta, acariciarlo y hablarle cariñosamente, es una forma de que entienda que lo está haciendo bien, es una parte muy importante del entrenamiento.